martes, 24 de mayo de 2016



Exposición Juan Valerdi en el Parlamento Europeo

El "que se vayan todos" mundial empujado por los multimedios internacionales y por las multinacionales que usan las guaridas fiscales para no pagar impuestos. 

26/4/2016 Evento en el Parlamento Europeo organizado por Tax Justice Together y el Partido Social Democratico.
Cierre del Tax Justice Together Tour Europe 2016 en Bruselas
(Tiempo disponible 5 minutos)






Para explicar porque las políticas fiscales de la unión europea deben tener en cuenta los reclamos de los países en desarrollo respecto de la evasión y elusión fiscales de los ricos y multinacionales no voy a apelar a la compasión o a la solidaridad, los años me han demostrado que cuando se deben conseguir acuerdos políticos esas emociones son, en los hechos, insuficientes. Apelaré en cambio a un instinto de gran fortaleza como es la defensa propia.


Los medios de comunicación, junto con los centros académicos y de formación de la opinión pública, utilizan cada día con mayor intensidad un argumento para explicar a las clases medias porque su nivel de vida esta bajando y porque sienten que cada día paga mas impuestos por servicios públicos y sociales de menor calidad. Esa explicación apunta centralmente a la corrupción de las clases políticas sin distinción de partidos. Hemos visto esto claramente en el caso de los Panamá Papers donde los grandes bancos y multinacionales están ausentes y los políticos están en las primeras planas de los diarios. Sin duda la corrupción es un grave problema en muchos países del mundo, sin embargo puedo afirmar que en América Latina los fondos que la corrupción sustrae a las arcas públicas o transfiere a las guaridas fiscales son ínfimos en relación a los que evaden y eluden los ricos y multinacionales y que luego fugan a las guaridas fiscales con ayuda de los grandes bancos y las cuatro grandes firmas de auditoria.


Este mensaje, difundido por los medios de comunicación multinacionales y los locales que dependen de la publicidad de las multinacionales, ha llevado a que las clases medias dejaran de creer no solo en las clases políticas de la mayor parte de los países democráticos del mundo sino incluso en la propia democracia. Simultaneamente se asiste a una concentración de la tributación en los consumos y los salarios de los mercados formales, mercados en que los pobres no están mayormente presentes y si lo están las clases medias. Los ricos y grandes empresas no pagan sus impuestos porque usan la red de guaridas fiscales, los pobres porque no tienen ingresos y consumos formales y huyen hacia la supervivencia en la informalidad y las clases medias sienten como se las empuja hacia la pobreza luego de décadas de aspirar a ascender. Esa situación social es conocida por Europa y es el que prepara el camino para tragedias como el fascismo como elección de salida fácil y visceral aprovechada por algún dirigente iluminado y manipulador.


Por eso apelo a este sentido de defensa propia de la clase política europea y a que el mismo continente que hace mas de 100 años sentó las bases de la progresividad fiscal y mas tarde del estado de bienestar, pueda ser en este siglo XXI el continente que incline la balanza hacia una lucha responsable y global contra la financierización de la economía, la concentración de ingresos, el aumento de la pobreza y la represión como respuesta a la protesta social.


Los beneficiarios de la red de Guaridas Fiscales son un reducido número de bancos y empresas multinacionales y aunque poseen un inmenso poder y ejercen marcada influencia en organismos como la OCDE no pueden ganar la batalla si las clases políticas del mundo toman real consciencia de lo que está en juego y se ponen a la altura de las circunstancias. Las multinacionales y grandes bancos, como el escorpión, no pueden con su instinto y son capaces de atacar a la clase política que les ha permitido crecer y globalizar sus negocios, sin ver que la caída de ésta podría resultar fatal incluso para sus intereses. No podemos apelar a un sentido de la responsabilidad de estos protagonistas, sería como esperar que las hienas o leones se cansen de comer carne algún dia y se hagan vegetarianos por piedad de sus victimas.


Por eso mi mensaje es simple, les pido que, desde la Unión Europea y en defensa propia, ayuden a evitar que muera el estado de bienestar para dar paso al estado de malestar.